Del Arte del cine: El ajedrez de Maróstica a proposito de Alicia en el País de las Maravillas

Con el estreno de Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton, parece obligado escribir sobre el tema. Pero debemos de ir más alla de la película y analizar algunas de las excentricidades del director pero también ver como partes del mundo de Alicia existen…

 

La película es una libre adaptación de las obras de Lewis Caroll, Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del espejo,  escritas en  1865 y 1871.

La adaptación realizada por Tim Burton nos presenta a una Alicia pálida propia de los personajes de Burton, de 19 años a punto de casarse, que vuelve al país de las maravillas, y hasta ahí podemos leer…

En el País de las maravillas, Burton se recrea en su estética habitual y realiza un homenaje a sus películas anteriores, veremos recuerdos de Eduardo Manostijeras, Sleepy Hollow. El papel de Johnny Depp es el mismo que el interpretado en Charlie y la fábrica de chocolate, pero con un punto más excéntrico.

Merece verse en Versión original y en 3D aunque la adaptación en 3D no esté del todo lograda.

Y donde podemos ver elementos de Alicia en el país de las Maravillas???? Alicia se ve en medio de una partida de ajedrez viviente en la obra Alicia a través del espejo… al igual que nosotros podríamos encontrarnos en el ajedrez de  Marostica. Aunque no debemos olvidar que este recurso aparece ya en otras películas como Harry Potter y el cáliz de fuego.

  

Marostica es una pequeña población del norte de Italia cercana a la conocida población de Bassano del Grappa.

La partida de ajedrez viviente con personajes vestidos con trajes de época, tiene lugar el segundo fin de semana de septiembre de los años pares en la plaza. 

La historia se remonta al año 1454, cuando dos nobles se enamoraron de la hija mayor de Taddeo Parisio, señor de la ciudad. En la época era habitual que los pretendientes, para conseguir la mano de la doncella, se batieran en duelo a pesar de estar prohibidos en la Serenísima República de Venecia.

Taddeo Parisio, el padre, tratando de evitar derramamiento de sangre y ganarse un posible enemigo, prohibió el duelo exigiendo a los pretendientes que se desafiaran a una partida de ajedrez. Tal partida tuvo lugar en la plaza de la ciudad, a la que acudieron los contrincantes con sus respectivos ejércitos y acompañados de banderas, acróbatas y malabaristas. El ganador se casaría con Lionora, la doncella pretendida, y el perdedor desposaría a Oldrada, la hija menor. Muy astuto el padre: casaba a dos hijas y ganaba dos aliados.

Para festejar tal acontecimiento, el día de la boda de sus hijas, Taddeo Parisio ordenó que en todos los lugares del territorio se plantaran cerezos en recuerdo de los desposorios, de ahí que se hayan convertido en típicas de la localidad.

Anuncios